El Coplero
1 feb 2018, a las 3:44 h
El agua como factor de desestabilizacion política (Por: Pablo Mansilla Salinas)

 

El fatídico “Día Cero”, fecha en la que  presuntamente ya no saldrá más agua de los grifos es una posibilidad real en muchos lugares del mundo. En Ciudad de México, por ejemplo, se dice que los chicos que hoy van al kinder no tendrán agua disponible cuando lleguen a la universidad.

Del total de agua que existe en el mundo, sólo 3% es agua dulce y de ella apenas 1% es agua superficial de fácil acceso. El resto son glaciales. Lamentablemente las pocas fuentes de agua del planeta, una vez utilizadas, son convertidas en basureros de desechos orgánicos. Las llamadas aguas servidas se vierten a cuerpos de agua y,  finalmente llegan al mar, donde por el exceso de materia orgánica proliferan las algas, mismas que acaban con el oxígeno y provocan la eutrofización.

Las consecuencias son nefastas. Por ejemplo, se incurre en la destrucción de los  arrecifes de corales, principal “sumidero” de dióxido de carbono (CO2) del planeta. A esto se debe, entre otras causas, el cambio climático, ya que el planeta redujo su capacidad de autorregulación, provocándose un incremento en la gradiente térmica. Veranos más calurosos e inviernos más fríos documentan el, por  paradoja,  escalofriante calentamiento global.

Pero las catástrofes climáticas no se limitan a inundaciones o a la extinción de plantas y animales; su dimensión alcanza a otros ámbitos, el político, social y económico. El máximo peligro de esta abrupta gradiente climática no radica en la degradación de la naturaleza -ya que en el largo plazo de los tiempos geológicos el equilibrio retornará-; el riesgo consiste en un colapso civilizatorio, con la desintegración de sociedades enteras y millones de personas empujadas irremediablemente a la muerte a causa de la escasez de agua potable y los alimentos, a las carencias sanitarias y, en fin, lo que ya se ve, a dramáticas migraciones masivas.

El agua es, así, una herramienta política; su acceso y posesión son determinantes para el desarrollo. La industria y el mayor uso de la energía inducen  a los líderes y a ciertas organizaciones a condicionar su otorgamiento a cambio de favores y canonjías.

La necesidad del vital líquido se ha incrementado no sólo por el crecimiento de la población mundial, que se triplicó en el siglo XX, sino por el consumo per cápita que se multiplicó por siete en ese mismo periodo (1).  El mayor uso del agua se debe a los hábitos y patrones de consumo de la civilización moderna (huella hídrica). Un habitante urbano consume en promedio tres veces más agua que un habitante rural, al extremo de que un ciudadano norteamericano utiliza en promedio casi 600 litros de agua al día, mientras un africano consume en promedio sólo 6 litros diarios.

Por eso, cuando grandes extensiones de tierra fértil para la agricultura y la ganadería se conviertan en desiertos a causa de las sequías y otros fenómenos, se desatarán embates belicistas en procura de retener o usurpar las últimas gotas del oro azul y los residuos de lo que otrora eran fuentes de vida. En suma, el control de las fuentes de agua es hoy un problema de seguridad y de sobrevivencia humana. El estrés hídrico se acrecienta en diversas partes del mundo y ya se hacen frecuentes los conflictos, con grados de exterminio, por el control del acceso a los yacimientos de agua dulce en diversas zonas de África.

Hoffmann y Requena (2) plantean que los polos y los territorios sobre 4000 msnm sufrirán un incremento de hasta 4 grados en la gradiente térmica por el calentamiento global (el doble que el resto del mundo). Esto significaría, por ejemplo, el derretimiento de las nieves y la evaporación de los lagos en el altiplano boliviano. Es dramáticamente urgente buscar  y proponer  soluciones ahora. Construir diques, represas, tanques de cosecha de agua de lluvia, pozos, impulsar la permacultura y todo lo necesario para que estos lugares, donde se concentran las principales ciudades de Bolivia, no se conviertan en un desierto en la alta montaña andina en los próximos años.

 

 

(1) Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI). Carta geológica, Ciudad de México, Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática. México, 2007.

(2) http://cambioclimatico-bolivia.org/archivos/20130324041101_0.pdf

Otros enlaces de Contrapunto

31 ene 2018, a las 16:53 h
El día lunes 29 empezó la matriculación de los estudiantes en la universidad estatal, U.A.J.M.S. donde a diferencia de otros años, el numero de nuevos matriculados bajara a menos de la mitad en comparación a pasadas gestiones, pues como expreso el rector en semanas pasadas el numero de nuevos estudiantes inscritos
27 ene 2018, a las 5:52 h
El domingo 21 de enero, un día antes del 22 de enero, día que se celebra la refundación de Bolivia, como el nuevo Estado Plurinacional de Bolivia, un Estado que resalta sobre todo la inclusión de todos los sujetos de nuestro territorio Boliviano. Recibimos la noticia de manera directa del presidente del Estado Plurinacional el Sr. Evo Morales Ayma, donde comunica a la población que se ha decido dar la razón al pueblo, si se puede decir así y abrogar el nuevo código del Sistema Penal de Bolivia, que por cierto esta población se preparaba para marchar el día 22, en contra del nuevo código del sistema penal, y hasta circulaban ideas por las redes sociales, que no reconocían el nuevo estado Plurinacional, y si reconocían la anterior república de Bolivia, una total barbaridad!, puesto que la república al cual se refieren, se fundó totalmente excluyentes de la mayoría de los sectores sociales, además extremadamente colonialista y racista.
27 ene 2018, a las 4:41 h
Hablar de jóvenes no es fácil y menos cuando uno mismo lo tiene que hacer. Es como autodefinirnos, podiendo así, cometer el error de olvidarnos de nuestras cosas buenas o de las muchas malas. Pero nadie es perfecto. Agradesco a la edición de este periódico, por dar la oportunidad de poder generar reflexiones, debate y análisis para situarnos y replantear nuestras ideologias y modelo de país en el que queremos vivir y dejar a las futuras generaciones. En la historia de Bolivia los jóvenes jugarón un rol protagónico en los procesos sociales y políticos. Solo remontándonos a la década de los 70 y 80, la participación política de los jóvenes se caracterizó por un fuerte compromiso con el cambio social, la resistencia a las dictaduras militares y la recuperación de la democracia. En el periodo neoliberal, según se profundizó la crisis del sistema político y de los partidos políticos la juventud se alejó de lo político y el protagonismo se transformó en apatía.
25 ene 2018, a las 20:45 h
El pasado 22 de enero se conmemoró un año más de la fundación del Estado plurinacional de Bolivia. El Presidente Evo Morales destacó ampliamente los logros de su Gobierno con datos y cifras contundentes que demuestran fehacientemente una gestión gubernamental superior tanto cualitativa como cualitativamente a la época neoliberal. Así mismo estableció los cinco ejes programáticos que marcarán el futuro accionar del Gobierno que dirige el Proceso de Cambio.

Opiniones sobre el artículo

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hace en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario

* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
(lo mantendremos en privado)
Tu sitio web
(escríbelo con http://)
Código seguridad anti-spam *